domingo, 25 de noviembre de 2007

56.Sobre la competencia y la incompetencia

La vida es pura competencia. Y todo desde que se produce el milagro de la vida. Desde que se produce la descarga de espermatozoides para llegar al final a la meta del óvulo, se produce una carrera, una lucha titánica para ver quién llega al final a la meta, fecundar el óvulo y llevarse el primer premio.
Cuando llegamos a este mundo, nos encontramos que no estamos solos en el mismo, y tiene lugar una lucha titánica por todas las cosas.
En el colegio, se nos ponen en grupos de 20 a 25 personas y nos ponen exámenes para ver quién es el mejor .
En muchos países, como por ejemplo, los Estados Unidos, este nivel de competencia llega a extremos inconcebibles, produciendo niveles de estrés a tempranas edades.
De hecho, de cómo salgas en tu colegio o instituto, dependerá de dónde quieras llegar, porque luego tienes la Universidad, que es muy diversa y después, el mercado del trabajo, donde no encuentras frutas y verduras, pero donde verdaderamente te forjas como si fueras una espada, y muchos te dan fuelle para que no “fuelles•” en tus cometidos.
El estrés se acentúa más, desde el momento y hora en el que otras personas de otros países vienen a buscarse la vida en tu país.
Así que tenemos competencia en todos lados.
Y para muestra un botón, como en el siguiente video
video
Primero, podemos elegir en las tiendas porque muchas se dedican a lo mismo, con lo cual es bueno, porque podemos elegir la que más nos convenga.
Aunque también dentro de las competencias, existen las incompetencias.
Por ejemplo, la administración que se declara incompetente para tratar cierto asunto que nos preocupa. Eso suele ocurrir mucho cuando hay tantas administraciones ( la nacional, la regional, la interprovincial, la local) y luego, curiosamente, cuando el asunto en cuestión se les escapa de las manos, todas se declaran incompetentes. Muy curioso, ¿Verdad?
O por ejemplo el ministro o el trabajador que no sabe hacer bien su trabajo. Entonces hablamos de incompetencia.
En la vida hay peticiones y también competiciones, como por ejemplo las de fútbol, baloncesto, etc
Para el vicio de pedir, está la virtud de no dar.
Por eso si haces peticiones en las competiciones ,mejor que no te vean como un incompetente, sino como un ponente potente . Que salga el sol por poniente.

La competencia está en todas partes. Pero la ComPOTENCIA sin control no sirve para nada.
Un saludo






[ View Guestbook ]
[ Sign Guestbook ]

Get a FREE guestbook here!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, deja tu comentario tras el cliqueo con el ratón. CLIC! Ya puedes dejar tu mensaje.
Tu mensaje se publicará una vez que lo haya aprobado el editor. Lamento el tener que moderar comentarios, pero me han obligado a hacerlo. Gracias por tu comprensión.